El potencial del coaching

propositos

Cada vez que me preguntan que es el coaching me cuesta contestar, son tantas sus definiciones que resulta complicado elegir una que sea lo suficientemente completa.

Este término anglosajón deriva del vocablo húngaro “carruaje” y es uno de sus significados más amplios, coaching como vehículo de desarrollo y cambio, transporte de un estado presente a un estado deseado, es también entrenamiento de habilidades sobre aprender a aprender.

Algunos autores lo tachan de disciplina y otros de arte; el arte de la pregunta, quizás éste sea una de las definiciones que más me gusta; Coaching como el arte de preguntar, como forma de adquirir conocimiento, de poner a pensar, es un método de aprendizaje y también de enseñanza sobre toma de conciencia de nuestro potencial y mecanismos de pensamiento, comunicación y motivación, a través de preguntas poderosas y con mucha precisión en la comunicación.

Aunque se origina en la filosofía mayéutica de Sócrates, desde los años 70 el coaching se desarrolla en el ámbito deportivo y empresarial y hoy en día se convierte en una herramienta imprescindible para el desarrollo emocional, social, y profesional en cualquier ámbito como el  organizacional, empresarial, educativo, etc. De ahí que podamos hablar de muchos tipos de coaching como life coaching, coaching ejecutivo, coaching empresarial, coaching educativo. Sus aplicaciones son múltiples.

Si usamos la metáfora cibernética, el coaching supondría un software que actualiza y optimiza nuestro hardware, nuestro funcionamiento neurológico, ese cerebro que aunque está a nuestro servicio a veces no sabemos qué hacer con él y en otras ocasiones está demasiado alimentado de creencias y mapas mentales limitantes y obsoletos que impiden su buen funcionamiento.

A veces uso la metáfora del destornillador, refiriéndome al coaching como una herramienta de ajuste de la vida, solo el cliente o coachee puede hacer uso de él para encontrarse consigo mismo y transformar su vida. El coach es un guía que no conoce el camino, es un acompañante que presencia  el uso del destornillador y sus efectos expansivos, solo el cliente tiene las respuestas y el coach las preguntas que mostrarán el camino.

En un proceso de coaching se crea una alianza donde se permite al coach acompañar y ayudar al cliente a descubrir sus recursos, sus cualidades únicas, sus objetivos y metas y cómo llegar a ellas. Es un proceso de respeto, compromiso, de comunicación plena, motivación y aprendizaje.

El coaching se apoya en la afirmación de la persona, en su desarrollo psíquico, su plenitud, la confianza personal, la motivación, la adaptación frente a los cambios del entorno. Refuerza la autonomía, la creatividad, la autoestima, la responsabilidad, la proactividad.

En el ámbito educativo, proporciona una metodología diferente de trabajo que permite mejorar la calidad y asumir los  nuevos retos de la educación y docencia, más allá de la mera transmisión y asimilación de conocimientos, es una poderosa herramienta para el aprendizaje permanente, para el desarrollo de habilidades para toda la vida.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s